Páginas

Asja >> Vietnam >> Cuchi: Atrapada

Asja >> Vietnam >> Cuchi: Atrapad

Trotamundear es mágico pero algunas veces un centro de operaciones es necesario.

Contorsionismo - Vietnam
Foto: AAD
viajar X mundo
Después del trotamundeo por el Delta del Mekong decidimos aterrizar en Saigón y desde aquí, a la espera del Tet – año nuevo chino – nos sumergimos en los tuneles de Cuchi.

Solo de camino a la estación ya nos encontramos con el primer llamado de atención del día. Justo sentada del otro lado del pasillo del primer bus, estaba anciana campesina que ni bien se acomodó en la silla se descalzó y se enredó en el asiento con una agilidad impensable para su edad. (ver foto)

Compartimos bus desde el principio con una parejita internacional (ella francesa, él australiano) que estaban en pánico escénico al verse rodeados de “locales” en un bus público. Cada cinco minutos nos hacían alguna pregunta. Si sabíamos a dónde se detenía el bus, cuánto costaba el ticket, cuánto duraba el trayecto, si era posible llegar a los túneles de cuchi. 

Por supuesto que no teníamos respuesta ni para la mitad de las preguntas, ya que era la primera vez que íbamos a los túneles - igual que ellos - , pero después de amanzar el Delta del Mekong montados en transporte publico, llegar a los Túneles de Cuchi era una misión sencilla. Tomamos las riendas del grupo y los tranquilizamos prometiéndoles que los depositaríamos en la entrada del túnel.  

Llegamos a la estación de Cuchi y fuimos casi teletransportados al siguiente bus que nos acercaba a los Túneles. Finalmente llegamos a los túneles, pero no depositamos a nuestros compañeritos de grupo a la entrada del túnel, los acompañamos un poco más.

Escapismo - Vietnam
Foto: AAD
viajar X mundo
Nos sumergimos en el tiempo y cual roedores saltamos de túnel en túnel. Al principio todo el grupo, después de tres túneles sólo quedamos tres aventureros sedientos de oscuridad. Es una sensación tan asfixiante estar adentro de los túneles. Fueron construidos para protegerse de los bombardeos. Básicamente es una ciudad escavada con tres niveles. Los espacios de estar están conectados por estrechos túneles llegando a los 10 metros de profundidad. Aquí vivieron los vietnamitas por mucho tiempo durante al guerra. Contaban incluso con un Hospital.

Obsesión floral - Vietnam
Foto: AAD
viajar X mundo
Entre los momentos memorables… el guía – que no estaba muy entusiasmado por guiarnos – nos dijo que había un túnel de 30 metros de largo, pero que el iría rápido, que si queríamos ir estábamos solos. Cruzamos miradas los tres aventureros y nos lanzamos a la aventura. Cuando pestañamos la primera vez el guía ya se había esfumado y estábamos encerrados en estrechísimos túneles de escasos 60cm de altura y en la oscuridad total, con una única opción: seguir avanzando… y finalmente se hizo la luz! Entre gritos de exitación y susto – especialmente cuando nos tropezamos con murciélagos que venían en dirección contraria – llegamos extenuados a la superficie.

Paso seguido nos mostraron una trampilla de 30cm por 60cm por donde se accedía a otros tuneles (ver foto). Por supuesto que el guía intento disuadirnos de entrar, ¿pero cómo evitar un SI? A base de contorsionismo y presión logré entrar y se hizo de noche, el túnel era tan estrecho, tan claustrofóbico. Pensar que vivieron en estas condiciones para proteger sus vidas, fue conmovedor.

Terminadas nuestras aventuras subterráneas regresamos a la big city – Saigón – y nos esperaba un jardín gigante de orquídeas que se prepara cada año para recibir el Tet. Familias, grupo de amigos, parejas… todo Vietnam transita entre preciosas orquídeas en busca de la foto de la felicidad que los acompañará todo el año en el living de sus casas. (ver foto)

Cerramos el día con una enorme copa de helado, había que refrescar el cuerpito para recibir el último día del año nuevo en condiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consultas :: info@viajarxmundo.com