Páginas

Asia >> Vietnam >> My Tho >> Subsanando perdidas

Asia >> Vietnam >> My Tho

Puerta de Aladino - My Tho - Vietnam
Foto: AAD
viajar X mundo
Después de un intenso día en My Tho aún nos quedaban algunas zonas por recorrer. Pero antes que nada había que explotar las últimas opciones de búsqueda del alma mater: la guía. Después de llamar a la empresa de buses/colectivos, conseguir el teléfono del chofer – dueño – del bus y de llamarlo, ¡localizamos la guía! El dueño del hotel, previo acuerdo de la tarifa, me montó en su motocicleta y al encuentro de la guía nos dirigimos.

Cuando llegamos al lugar del hecho – donde estaba estacionado el bus – nos encontramos con el chofer y su regimiento de empleados tomando un café a la vera del bus, cual mafia en torno a “il capo”. Me invitaron a tomar un café con ellos mientras esperábamos que uno de los "secuaces" buscara la llave del bus en la casa d´il capo. La llave llegó, el bus se abrió cual Puerta de Aladino y la guía resurgió. Gritos de alegría, abrazos y reverencias de agradecimiento cerraron la ceremonia.

Mezclando la cervecita - My Tho
Vietnam
Foto: AAD
viajar X mundo 
Subsanada la pérdida continuamos con la excursión por My Tho, atravesamos todo el mercado de flores que bordea el río y finalmente llegamos sin mayores sobresaltos a nuestra primera parada, marcada con dos “trotamundos” en la guía: La pagoda de Chua Vinh. Una buda blanco, rebozante – en el más amplio sentido de la palabra – y alegre nos daba la bienvenida. Exprimiendo el día visitamos una segunda pagoda, Chua Buu Lam donde nos invitaron a hacer una ofrenda de frutas.

Finalmente nos encaminamos hacia Cai Be, en otro bus local que casi milagrosamente pasaba por la puerta de la pagoda y nos depositaba en el Puerto de Cai Be. Llegamos al atardecer, justo a tiempo para una cervecita con hielo que por supuesto se mezcla con palito chino – según nuestra versión (ver foto).

Rematando el día con un circuito por la Feria del pueblo, donde los juegos de antaño eran los reyes de la fiesta. Acertar pelotitas dentro de vasos, pescar con imanes, pinchar globos a base de puntería y por supuesto el bingo casero estaba a la orden del día.

No podíamos dejar de sorprendernos con cada mirada que nos devolvía un claro mensaje; “Por aquí no vienen muchos turistas. Bienvenidos”. ¡¡¡Quiero más de esas!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consultas :: info@viajarxmundo.com