Páginas

Asia · Camboya · Siem Reap: El desenlace

Asia · Camboya · Siem Reap

Amanacer en Angkor - Siem Reap - Camboya
Foto: viajar X mundo
Sólo me quedaba un día para ver el amanecer en Angkor, esta vez no podía escabullirme... el deber me llamaba. A las cinco de la mañana estaba en pie y a las 6 camino a Angkor pero no pude evitar parar para comprar tres barras de exquisito pan francés recién horneado... - sí, tres porque en escasas horas tenía previsto encontrarme con Sehya, el niño que me explicó como llegar al templo de Kok Chork - y llegué medio justito, por no decir tarde. 

Pero bueno, los amaneceres en Angkor no son tan maravillosos tampoco, seamos sinceros. El templo levanta color, se transforma... pero no se ve al sol desplegarse en el cielo. Llegué para las últimas transformaciones y me adentré rápidamente para disfrutar del silencio y la soledad de Angkor mientras deboraba la barra de pan francés, antes de que llegaran las manadas de turistas. Excelente decisión.

 Angkor es impactante, imponente, único, majestuoso e inigualable, pero sólo cuando no está invadido por turistas. 

Bailarines en Angkor - Siem Reap - Camboya
Foto: viajar X mundo
Finalmente llegaron las nueve, hora acordada para el encuentro con Sehya, pero nos dieron las 10 y recién llegaba. Causa justificada, estaba estudiando... Estaba nervioso, pero muy contento y nos adentramos en Angkor, tratando de buscar nuestros rinconcitos entre la multitud que se había apoderado del lugar. 

En la busqueda nos encontramos con varios novios, novias y testigos en su sesión de fotos. El despliegue de vestimentas, tocados, colores, sonrisas y perfumes de estas ceremonias es inahudito. Que mejor marco para semejante combinación que la inmensidad de Angkor. 

Casamiento en Angkor - Siem Reap
Foto: viajar X mundo
Mientras caminábamos por los alrededores vimos, mientras comíamos papaya verde, como los monos se volvían locos con las bolsas de comida de los turistas. Terminamos de comer y no se me ocurrió mejor idea que guardar los restos del mango en el costado de mi mochila. 

Ya habíamos terminado de cruzar la zona de los monos cuando sentimos "grrrrrr
rrrnnnnn", me giré y un macho venía a mi encuentro. Sin dudarlo tiré mi mochila al piso, la cámara se estreyó contra el suelo y el mono se apoderó de los restos de papaya. Sehya se reía entre nervioso y excitado, yo a carcajada limpia, aunque con el pulso revolucionado. 

Sehya
Foto: viajar X mundo
En busca de un poco de tranquilidad nos fuimos al templo más elevado de Angkor. De camino nos cruzamos con Vincent, un Neo Zelandés que vive en China desde hace un año donde trabaja como profesor de inglés. Como tantos otros. Pero había algo especial en él. Se había pasado los últimos dos días leyendo libros y viendo películas de Angkor para poder saborear con otros ojos la inmensidad. 

Fue él quien nos explicó que los escalones altos y angostos tenían su razón de ser. Para poder subir necesitas apoyar las manos, casi trepar, por lo que te ves forzado a inclinar la cabeza que es una señal de respeto hacia el rey o budda, que se encuentran en la cima. Además en tiempos de guerra, si el enemigo quería subir debía usar las manos también y estaba por lo tanto indefenso. Interesante, ¿no?

Comiendo con Sehya en Angkor - Siem Reap - Camboya
Foto: viajar X mundo
Sehya, me miraba con ojitos cada vez más cómodos, más seguros... y me ofreció visitar Baray Oeste. Un inmenso deposito de agua artificial con una isla en el centro habitada sólo por monjes. De camino me mostró los caminos para su casa y me contó algunos secretos más de Angkor que no voy a relevar. 

Con las facilidades que tiene ir acompañada de un local, nos sumergimos en un camino de tierra que parecía trazado sólo para nosotros. Finalmente llegamos y nos esperaba un exquisito pescado con arroz y salsa de tamarindo verde. Comen tantas cosas verdes por estas latitudes, tantas. Y todas son exquisitas. 

Siesta en hamaca custodiada por una legión de gatos, y regreso para Siem Reap

La noche se estaba apagando cuando recibí una llamada inesperada y la mejor de las coincidencias... K, mi amiga ¡estaba también en Siem Reap! Abrazo sentido y emocionado, cervecitas de reencuentro y planes de viaje conjunto al día siguiente a las 6 de la mañana con destino Battambang!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consultas :: info@viajarxmundo.com