Páginas

Europa >> ¿Sueños o barcos de papel? Los benditos papeles...

Europa >>
Foto: Quimpg (Flickr)
Hablando de esto quizás nos estemos metiendo en camisas de once varas... pero allí vamos... 
Parece ser que esto de tener papeles en Europa (es decir, estar legalmente en territorio europeo) es garantía de felicidad. 
Claro que no voy a negar que "tener papeles" abre muchas puertas, estaría faltando a la verdad si lo negara. Pero también es cierto que NO es garantía absoluta. 
El simple hecho de encontrarnos en un medio ajeno al propio (país, idioma, idiosincrasia, comida, olores) nos enfrenta, a los inmigrantes, a un mundo desconocido... por más parecido que parezca. 
Nunca nos dejará de ser ajeno. Parece que existe como un código propio en cada país, incluso zona, que hay que "mamarlo" desde pequeño... luego ya no se puede incorporar. En España dirían que después no puedes "coger el tranquillo". Y esto vale para los extranjeros con papeles y los sin papeles...

En cualquier caso, toda esta generalidad está claramente cruzada por la personalidad de cada uno. Hay quien se adapta con una facilidad espeluznante y quien, tras pasar más de la mitad de su vida en territorio ajeno, sigue con su tonada de origen y añorando "la patria". 
Parece ser que hay como grandes etapas emocionales... 
1) Llegas, todo es nuevo y maravilloso. El nivel de añoranza es casi igual a cero.
2) Han pasado casi dos años y empiezas a darte cuenta que no todo lo que brilla es oro y que lo que era novedad ahora es rutina 
3) Llegamos al cuarto año y la añoranza se ha comprado un buen terrenito...
4) En algún momento, no muy bien definido, empezamos a pensar más seguido en "cosas que al principio no pensábamos
Llegados a este punto estamos como divididos... ya no somos ni de allá ni de acá... ni tampoco del medio... somos de todas partes. Estemos donde estemos nos faltará algo... una "misquita" de esto, un "toque" de aquello...  
Pero algo es indudable, hemos madurado y crecido, hemos cambiado y tenemos un bagaje infinitamente bello de experiencias, de momentos vividos, de personas maravillosas que se cruzaron por nuestra vida. 

Así quedamos... divididos pero con una capacidad de adaptación, de refuncionalización, de reciclaje, un nivel de flexibilidad mental, espiritual y emocional que de otra manera jamás hubiéramos logrado... y esto nos pasa a todos los que nos movemos, con o sin papeles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consultas :: info@viajarxmundo.com